lunes, 31 de enero de 2011

jueves, 6 de enero de 2011

Cronicas de mis examenes finales (Matematica III - parte 1)

INTRODUCCIÓN
Generalmente este blog está abandonado por varias razones. Puede ser falta de ideas para escribir algo, falta de gente que esté interesada en leer las boludeces que puedo llegar a escribir, falta de ganas de ponerme a escribir algo que , además, muy probablemente nadie va a leer, o simplemente porque me olvido de que un día abrí un blog. Esta vez hubo algo distinto, tenía una idea sobre que escribir, y la verdad que también tenía ganas de escribir... lo que me faltó esta vez fue tiempo para hacerlo.

Desde que me propuse hacer una especie de crónica de mis últimos exámenes finales, apenas tuve tiempo (y ganas) de hacer cualquier cosa que estuviera fuera del cronograma obligatorio de tareas y responsabilidades establecido (?). Ahora, pasados los exámenes, las fiestas y demás compromisos, voy a intentar reconstruir y relatar lo mas fielmente posible, todo lo que mi quemado cerebro recuerde acerca de los hechos ocurridos.

Ahora si, matematica III... desde el principio... Y desde el principio fue un dolor de huevos. La persona que nos tocó de profesora debe ser lo mas asquerosamente resentido con la vida que conozco. No voy a profundizar sobre la cursada, porque sería tema para un par de post bastante extensos por si mismos, y ya establecimos y demostramos que no soy de ponerme a escribir, asique no pretendan... La cuestión es que la primera vez que rendí el final, había sido el famoso año de la famosa gripe "A", por lo que se acortaron los ciclos lectivos y demás... por lo que terminé rindiendo un recuperatorio de parcial (primero y único que tuve que recuperar en toda la carrera) el mismo día del final. O sea, terminar con el recuperatorio, entregarlo, que me digan que esta aprobada la cursada mientras que con la otra mano me dan el examen final. Así todo de corrido, y con la calentura de aguantarme a semejante sorete de persona, no hay mente que aguante. Todavía sigo pensando que si protestaba y pedía una revisión (con todo el quilombo que eso trae) en ese momento, me la podrían haber dado por aprobada... pero con la quemadez de cabeza que tenía en ese momento, y medianamente satisfecho por haber aprobado el recuperatorio (y no tener que recursar la materia por lo menos), ni me gasté...

La segunda vez que rendí el final fue directamente una masacre. Todo el programa de la materia (incluso el que no habiamos visto en la cursada) estaba metido en dos ejercicios. Cualquiera que haya rendido alguna vez en su vida un examen de matemática sabe lo fácil que es equivocarse en una boludez y arrastrar error. Si a esto le agregamos que las funciones a resolver podrían haber vuelto (mas) loco a John Nash, y si bien había estudiado y practicado mucho mas de lo que me hubiera gustado, era evidente que no iba a ser yo el que aprobara ese examen...

Después de eso dejé pasar un llamado (ni en pedo me pongo a estudiar en febrero), las vacaciones, mande una carta a la rectora pidiendo una mesa especial con otro profesor, no me dieron bola... etc. Hasta que me enteré de que iban a cambiar la cátedra y el profesor. Esto fue a mitad de año, y ya había pasado un año desde que terminé la cursada. Para ese momento, mis recuerdos de la materia estaban bastante desaparecidos y/o bloqueados, y todavía faltaban 6 meses (de olvidos y bloqueos) para rendir en final... pero eso va a quedar para otro día, porque me fui a la mierda y pasé de no escribir nada durante meses a escribir mucho todo junto, y no quiero que se malacostumbren (?).

Por lo tanto, niños y niñas, no dejen de sintonizar el Nachos Blog Attemp ya que pronto (bue... es una forma de decir... nunca se sabe) habrá mas Nachoaventuras facultativas para disfrutar!!

(?)